Debemos subir la montaña paso a paso, por nosotros mismos.

(1º cima conquistada)

Han pasado casi tres años desde que subí mi última cima caminando. Tras ese tiempo, los que ya me conocéis, sabéis que he pasado por  mi propia montaña,  La montaña de la Leucemia‘, de la que aún sigo en plena bajada, pues sigo recuperándome del tratamiento y los  trasplantes tan agresivos que recibí. 

Hoy puedo decir, pese a las dificultades, que aún me encuentro luchando por llevar mi sistema inmunológico a la normalidad, trabajo que está siendo más duro por la situación sanitaria actual…  

Ya he subido caminando mi primer pico después de mis dos trasplantes de médula de 2019. 

Ha sido una ruta de 16 km.  No es ni un 8mil ni nada. Tan solo han sido 1658 metros de altitud. 

Para algunos será poco, pero para mí ha significado un gran paso, aunque  no lo parezca. Un paso con un gran empeño, firmeza, recuperación, y fe en Dios. 

Sé que poco a poco, podré recuperar la vida de montañero que llevaba antes de todo este proceso. Aunque me queda mucho por bajar en mi montaña particular. 

Sé, que estoy de nuevo en camino, para volver a mis añoradas montañas estando en buena forma y recuperando mi buena condición física, anímica y espiritual.

Víctor

Print Friendly, PDF & Email