A veces no te das cuenta de tus propias fortalezas hasta que te encaras con tu mayor debilidad.

Hola nuevamente a todos

Ya que llevo bastante tiempo sin escribir, os pongo al día de la situación

Como ya sabéis, llevo ya varios meses  bajando la montaña. Aunque la subida fue bastante dura, ya que desde el  primer momento sabía la gravedad y los riegos de la Leucemia, aposté por subir esta montaña de la mejor forma que supiera. La cima, es tan solo, la mitad del camino. Y ahora que me encuentro en plena bajada, quiero comentaros que aunque suene raro decirlo, está costando mucho más que la subida. 

Y aunque la apariencia siempre engaña,  por fuera estoy muy bien, pero por dentro aún no. 

Clínicamente hablando todo va genial. Los niveles aún bajos (como las plaquetas), pero subiendo a buen ritmo. Ya me están poniendo las primeras vacunas de la cartilla de vacunación. Y el equipo médico esta súper contento de mi evolución. 

Nunca pude imaginar que para superar una situación como la que ha tocado vivir iba a ser tan extremadamente dura.

Mentalmente no puedo decir lo mismo, estoy bastante agotado de la situación. De momento no puedo retomar mi vida de antes, no tengo las fuerza de antes, y la astenia me sigue jugando malas pasadas. En ocaciones, pienso que tengo más fuerza, de la que verdaderamente tengo, sigo teniendo aún limitaciones, no estoy ahora mismo capacitado para realizar ningún tipo de trabajo… ¡Son muchas cosas!

De momento, no puedo disponer de mi vida al 100% , pues dependo de  las pautas que me indican médicos, tengo que seguirlas en su totalidad para mí recuperación,

  Mi situación actual dicta mucho de ser la deseada: (pruebas, consultas…) y todas las limitaciones que conllevan  haber sido enfermo de Leucemia.

Es duro superar un cáncer. Necesito y debo conservar mi hábitat, luchar continuamente para que el resto de mi vida sea tal y como yo la deseo. Que si no voy a un evento, es para reservar las fuerzas y poder ir a otro que considero más importante para mí. Que si continúo con mi tratamiento voy a conseguir  recuperarme. Que si hoy tengo que quedarme en casa, es para poder pasar otro día con los míos. Que si me privo de algo, es porque sé que voy a poder hacer algo mejor…

Evidentemente lo primero es lo primero, prioridad total para la bajada (recuperación) ¡esto va para largo! 

Pero tengo suerte, porque Dios siempre me acompaña, tengo a mi lado  gente muy valiosa  que  me aporta razones para vivir y que me ayuda a seguir adelante. Sigo  siendo un montañero devoto pero con unas pocas limitaciones, un amigo que ahora te necesita más que nunca, alguien feliz y agradecido a mi familia que, siempre está a mi lado, un loco por la naturaleza, un paciente que agradece el interés del equipo sanitario, uno que va con su cámara y ama a los animales y a la vida. Esa vida que pocas veces consideramos lo que de verdad es, un enorme y quizá irrepetible regalo. 

Ante la importancia que tiene sufrir una  enfermedad de esta gravedad, no puedo conformarme con seguir en pie… tengo que continuar y tratar de conseguir el ritmo que antes llevaba.  Tengo que hacer cosas,  tengo que alcanzar nuevas metas día a día. Tengo que luchar por lo que quiero . 

A veces no te das cuenta de tus propias fortalezas hasta que te encaras con tu mayor debilidad.  

#estamontañalasubimostodos 💪🙏🌳