Mi mejor montaña

El primer paso, para subir un montaña,  es siempre el más complicado.  Pero he aprendido a mirar, el miedo a la cara. 

Mi fe cristiana,  es sencilla, pero profunda.  Muchas veces ha sido luz, para ese sendero oscuro, calor para esa  mañana fría, fortaleza para ese cuerpo agotado. Pero encontrar una fe, que me da fuerza en mi día a día, es mi mejor montaña. 

Print Friendly, PDF & Email