Tom Belz

Tom Belz, enfrentó el desafío de su vida. El joven de 31 años ha pasado por la vida con una pierna y dos muletas desde que contrajo cáncer de huesos cuando era niño, escalando el Kilimanjaro en Tanzania. El proyecto exigió todo de Tom y sus compañeros, incluyendo sangre, sudor y lágrimas.